¿Quiénes somos?

Tampico-Madero-Cd. Victoria, Tamaulipas, Mexico
Centro Nacional de Capacitación y Educación para la Prevención, Tratamiento y Cuidado del VIH/Sida

¡Bienvenidos!

México


Espacio de Intercambio de Información, para Promover la Asistencia y Atención Médica en Instituciones de Salud y Asociaciones Civiles de Respuesta al Sida, con Marco de Lineamientos en Derechos Humanos.

Así como Promover, Difundir y Aplicar los Programas que las Instituciones Públicas y Privadas, Nacionales e Internacionales, y que Favorezca la Restitución, Atención y Tratamiento de las Personas con VIH/Sida.

Fortaleciendo así la Capacidad Médica Integral.

jueves, 19 de enero de 2017

Las Raíces del VIH pueden Extenderse a Casi un Cuarto de Millón de Años

Un análisis de retrovirus encontró que probablemente surgió en vertebrados marinos antes de que tales criaturas hicieron la transición a la tierra.

Los retrovirus, una familia de virus que incluye el VIH, pueden tener casi medio billón de años de antigüedad, posiblemente mayores.

Los nuevos análisis genéticos de ciertos retrovirus datan de su nacimiento varios cientos de millones de años antes de lo que se creía anteriormente.

Publicando sus hallazgos en Nature Communications, los investigadores buscaron fósiles para realizar análisis genéticos de retrovirus endógenos, que son retrovirus que incorporan su material genético en el genoma de un ser vivo; Este código genético es entonces transmitido a la descendencia.

Los investigadores estudiaron las secuencias genéticas de retrovirus endógenos que se asemejan a lo que se conoce como virus espumosos.

Encontraron materiales geníticos de estos virus de tipo espumoso en una variedad diversa de fósiles de criaturas marinas, incluyendo los de peces de rayas y anfibios.

Utilizaron un nuevo tipo de modelo matemático para trazar la evolución de estos virus y hacer inferencias sobre los orígenes de la familia de los retrovirus.

Los científicos estimaron que los retrovirus surgieron por primera vez en el océano hace unos 450 millones de años, posiblemente antes, en la Era Paleozoica temprana.

Entonces evolucionaron junto con la vida marina que infectaron y continuaron haciéndolo como criaturas del mar adaptadas para la vida en tierra.




Website Natural Science News:

Website Nature Communications:

El Aumento de la Epidemia de VIH en Rusia Aumenta en Nuevas Infecciones Europeas

Con 1 millón viviendo con el virus en el reino de Putin, la tasa de nuevas infecciones se ha más que duplicado en la última década.

Una tasa de rápido aumento de los nuevos diagnósticos de VIH en Rusia ha impulsado un aumento del 8 por ciento en un año y un aumento del 60 por ciento en los índices de diagnóstico en la región de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En 2014, el 60 por ciento de los nuevos casos de VIH en la región se produjeron en Rusia; Esa proporción subió a 64 por ciento en 2015.

El Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) y la OMS Europa publicaron estos hallazgos en su informe anual sobre la vigilancia europea del VIH.

Entre 2014 y 2015, el número de nuevos diagnósticos de VIH en Rusia aumentó un 15 por ciento.

La tasa subió 57 por ciento desde 2010 y 133 por ciento desde 2006. Más de 1 millón de personas viven con el virus en la antigua nación soviética.

La tasa global de infección ha permanecido estable en los últimos años en Europa Occidental (incluida la OMS, Israel y Grecia) y en la Unión Europea (UE), en la que la OMS incluye Noruega, Suiza e Islandia.

Europa occidental informó 30.000 diagnósticos de VIH anualmente entre 2010 y 2014 mientras que la UE informó 32.500.

Europa central tiene una prevalencia baja del VIH pero experimentó un aumento de 78 por ciento en el número anual de nuevos diagnósticos entre 2010 y 2015.

Los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres (HSH) constituyen una proporción cada vez mayor de nuevas infecciones en Europa occidental y central.

En los países de la ex Unión Soviética, excluidos Rusia, los nuevos diagnósticos anuales se han mantenido estables o han disminuido ligeramente en los últimos años.




Website Aidsmap:

Website European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC): http://ecdc.europa.eu/en/Pages/

Se Observa un Mayor Riesgo de Embarazos Fallidos en Mujeres con el VIH Fumadoras

Un estudio estadounidense subraya la importancia de ofrecer intervenciones de deshabituación tabáquica a las pacientes que desean quedarse embarazadas.

Según un estudio estadounidense publicado en la edición online de AIDS, fumar incrementa de manera significativa el riesgo de pérdida del embarazo (aborto espontáneo o el parto de un bebé muerto).

Es bien sabido que el tabaco tiene un impacto negativo sobre la salud en general y que el tabaquismo durante el embarazo puede afectar al desarrollo del feto.

Un reciente metaanálisis mostró que fumar durante el embarazo multiplica por tres el riesgo de sufrir abortos espontáneos en comparación con las mujeres que no fuman durante la gestación.

Aproximadamente el 35% de las mujeres estadounidenses que viven con el VIH son fumadoras lo que representa el doble de personas fumadoras en comparación con la población general.

Tanto la infección por el VIH como el tabaco se han asociado a inflamación y activación inmunitaria, procesos ambos que se han relacionado con un empeoramiento del desarrollo del embarazo.

Para verificar si el VIH y el tabaco interactúan aumentando el riesgo de interrupción del embarazo, un equipo de investigadores del Estudio Interagencias sobre el VIH en Mujeres (WIHS, por sus siglas en inglés) desarrollaron un estudio con el fin de evaluar el impacto del uso del tabaco durante el embarazo en mujeres con y sin el VIH durante un periodo de 20 años.

El estudio contó con los datos de 659 mujeres y 1.033 embarazos.

Del total de las participantes, 396 eran mujeres con el VIH que tuvieron 592 embarazos.

El análisis de las mujeres con el VIH mostró que las fumadoras tenían menos probabilidades de estar tomando tratamiento antirretroviral (67% frente al 80%); de tener la carga viral indetectable (48% frente al 71%); y de tener recuentos más bajos de células CD4 (415 frente 485 células/mm3) en comparación con las mujeres no fumadoras.

Asimismo, las mujeres con el VIH fumadoras mostraron tasas más elevadas de desempleo y un menor nivel de ingresos económicos en comparación con las mujeres no fumadoras.

Además, entre las fumadoras, se registró un mayor consumo tanto de drogas inyectables como no inyectables (incluida marihuana).

Otros factores de confusión que se tuvieron en cuenta a la hora de analizar los datos fueron la edad, la etnia, el índice de masa corporal (IMC), la situación laboral y económica, el uso de drogas y alcohol.

Aproximadamente un tercera parte del total de embarazos que se produjeron durante el estudio fueron embarazos fallidos de los que 314 fueron abortos espontáneos y 12, nacimientos de bebés muertos.

Tras ajustar por posibles factores de confusión se observó que las mujeres con el VIH y que actualmente fumaban tenían un 15% más de probabilidades de experimentar una pérdida del embarazo en comparación con las mujeres con el VIH no fumadoras.

Los investigadores calcularon que sería necesario ofrecer una intervención bien diseñada de deshabituación tabáquica a 36 mujeres para prevenir un pérdida de embarazo.

Los resultados del estudio mostraron que el riesgo general de sufrir una interrupción durante el embarazo fue similar en las mujeres con el VIH (33%) y las mujeres no infectadas (30%).

En el grupo de mujeres no fumadoras el riesgo de experimentar un embarazo fallido fue similar tanto en el grupo de mujeres con el VIH (22%) como en las mujeres no infectadas (25%).

Sin embargo entra las fumadoras, las mujeres con el VIH registraron el 52% de los embarazos fallidos en comparación con un 33% en las mujeres sin VIH.

Las diferencias de riesgo al comparar fumadoras y no fumadoras mostró un mayor efecto del tabaco en mujeres con el VIH que en las mujeres sin el VIH (19% frente al 10%, respectivamente).

Para sorpresa de los investigadores, los resultados mostraron que las mujeres con el VIH fumadoras que recibían tratamiento antirretroviral y con carga viral indetectable tuvieron un mayor riesgo de interrupción del embarazo en comparación con aquellas mujeres con el VIH que no tomaban tratamiento y con carga viral detectable (24%, 22,5% frente a 13%, 13%).

El grupo de expertos calculó que el tabaco incrementó el riesgo de pérdida de embarazo entre las mujeres sin VIH en, aproximadamente, un tercio (cociente de riesgo ajustado [CRa]: 1,31; límites de confianza del 95% [LC95%]: 0,99-1.75) mientras que en las mujeres sin el VIH este incremento fue de, aproximadamente, tres cuartas partes (CRa: 1,74; LC95%: 1,36-2,23).

Los resultados del presente estudio muestran una clara evidencia de que ser fumadora incrementa el riesgo de pérdida del embarazo tanto entre las mujeres con o sin el VIH. Sin embargo, este efecto tiene un impacto mayor entre las mujeres con el VIH.

Teniendo en cuenta estos resultados, es de especial importancia animar a las mujeres con el VIH fumadoras que planean quedarse embarazadas a que dejen de fumar tanto por los beneficios que esto tiene para el correcto desarrollo del feto como para su propia salud.

Fuente: Aidsmap
Referencia: Westreich D, Cates J, Cohem M, et al. Smoking, HIV, and risk of pregnancy loss. AIDS, online edition. DOI: 10.1097/QAD0000000000001342, 2016.




Website Aidsmap:

Website AIDS Journal:

MSMIT Disponible para Descargar en English, French, Portuguese y Español

MSMGF se complace en poner el MSMIT disponible para su descarga en su sitio web en cuatro idiomas:





El MSMIT (o el HSH Implementación Toolkit) es la guía operativa más reciente disponible sobre el diseño e implementación de programas de VIH e ITS dirigidos a hombres homosexuales y bisexuales y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres en todo el mundo.

Esta herramienta fue esarrollada y lanzada en 2015 por UNFPA, USAID y MSMGF en estrecha colaboración con el PNUD, la OMS, la Fundación Gates y más de 100 expertos de todo el mundo.

La publicación se dirige a funcionarios de salud pública y directores de programas, así como a ONG y trabajadores de salud que implementan programas de VIH e ITS con hombres homosexuales.

Los capítulos del MSMIT están organizados en seis áreas de enfoque:

•Empoderamiento de la comunidad;
•Abordar la violencia contra los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres;
•Programación de condones y lubricantes;
•Prestación de servicios de salud;
•Tecnología de información y comunicaciones; y
•Gestión de programas.

Participar con CPR, la nueva plataforma de e-learning de MSMGF: MSMGF continúa ofreciendo oportunidades de aprendizaje en línea en el MSMIT.


Las traducciones del MSMIT fueron apoyadas por Bridging the Gaps, un programa internacional de poblaciones clave liderado por Aids Fonds Netherlands y financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores holandés.

Website Men Who Have Sex With Men Global Forum (MSMGF): http://msmgf.org/

La Hepatitis C Aumentaría el Riesgo de Padecer Problemas Renales u Óseos en Personas con el VIH

La replicación del virus de la hepatitis C favorecería, además, el desarrollo de diabetes en estos pacientes.

Según un estudio suizo publicado en Clinical Infectious Diseases, presentar coinfección por el virus de la hepatitis C (VHC) incrementaría el riesgo de las personas con el VIH de sufrir problemas hepáticos, renales y óseos.

Además, si la persona con el VHC presenta replicación activa del virus, ello no solo tendría consecuencias hepáticas, sino que dicha persona tendría, además, un riesgo incrementado de padecer diabetes.

Más del 30% de las personas con el VIH presentan coinfección por el VHC en nuestro entorno.

Es un hecho bien conocido que dicha infección del hígado favorece el desarrollo de complicaciones hepáticas graves tales como la cirrosis o el cáncer hepático, pero su impacto sobre otros órganos en el contexto de la coinfección por el VIH y el VHC es menos conocido.

Para esclarecer dicho impacto, investigadores del Estudio de la Cohorte Suiza del VIH diseñaron un análisis que comparó la incidencia de afecciones relacionadas con el hígado y la de aquellas no vinculadas a dicho órgano entre personas infectadas por el VIH y seronegativas al VHC y aquellas seropositivas al VHC e infectadas por el VIH.

Un análisis secundario de los datos permitió establecer diferencias dentro del grupo de las personas seropositivas al VHC.

La población del estudio estuvo formada por 2.500 personas con el VIH y seropositivas al VHC y por 2.500 infectadas por el VIH y seronegativas al VHC.

Dentro del grupo de personas seropositivas al VHC había 540 participantes que experimentaron eliminación espontánea del VHC durante la infección aguda; 1.294 personas con infección crónica no tratada; 345 personas que se habían curado de la hepatitis C tras recibir tratamiento antiviral; y 281 personas que no habían logrado curarse pese a haber tratado su infección por el VHC.

Únicamente el 10% de quienes recibieron tratamiento contra el VHC habían recibido algún antiviral de acción directa (DAA, en sus siglas en inglés).

Entre las personas seropositivas al VHC, las mujeres representaban un porcentaje superior en comparación con los pacientes seronegativos al VHC, (34 y 22%, respectivamente); haber adquirido el VIH por uso de drogas inyectables era más frecuente (68 y 2%, respectivamente); la duración de la infección por el VIH era más larga (19 y 16 años, respectivamente); los niveles de tabaquismo eran superiores (74 y 37%, respectivamente); el uso activo de drogas inyectables era más frecuente (13 y 0,4%; respectivamente); y el consumo elevado de alcohol era también superior en el grupo de seropositivos al VHC (14 y 6%, respectivamente).

Los participantes fueron seguidos durante una mediana de 8,2 años.

Diversos eventos fueron observados con mayor frecuencia entre seropositivos al VHC que entre seronegativos al VHC.

Así, experimentaron eventos hepáticos 107 personas seropositivas al VHC y 18 seronegativas al VHC. 

En el caso de eventos de tipo renal, se dieron 41 y 14 casos entre seropositivos al VHC y seronegativos al VHC, respectivamente. 

En lo que respecta a casos de osteoporosis o fracturas, se dieron 230 y 121, respectivamente.

Ochenta y dos personas seropositivas al VHC y 94 seronegativas al VHC experimentaron diabetes mellitus. Ciento catorce y 129, respectivamente, sufrieron enfermedades cardiovasculares.

Un total de 119 personas seropositivas al VHC y 147 seronegativas al VHC experimentaron cánceres no definitorios de sida.

Por lo que respecta a eventos graves relacionados con el VIH, dicho tipo de eventos se observó en 162 personas seropositivas al VHC y en 126 seronegativas al VHC.

Durante el estudio tuvieron lugar 106 muertes por causa hepática entre los seropositivos al VHC y únicamente 10 entre los seronegativos al VHC .

En cuanto a las muertes por causa de origen no hepático, estas tuvieron lugar en 227 personas seropositivas al VHC y en 218 seronegativas al VHC.

Un total de 412 personas seropositivas al VHC (17%) fallecieron.

Las principales causas de muerte fueron de origen hepático (32%), sepsis (16%), consecuencias del uso de drogas (15%), VIH/sida (14%) y cánceres no definitorios de sida (14%).

Entre las personas seronegativas al VHC tuvieron lugar 283 muertes (11%).

Las principales causas fueron cánceres no definitorios de sida (23%), VIH/sida (16%) y enfermedades cardiovasculares (12%).

En comparación con las personas seronegativas al VHC, aquellas seropositivas al VHC tenían un riesgo incrementado de padecer un enfermedad hepática (cociente de la tasa de incidencia [IRR, en sus siglas en inglés]: 6,20; intervalo de confianza del 95% [IC95%]: 3,52-11,22); de fallecer por causas hepáticas (IRR= 8,24; IC95%: 3,61-18,83); de experimentar una enfermedad renal (IRR= 2,43; IC95%: 1,11-5,33); y de padecer osteoporosis o fracturas óseas (IRR= 1,52; IC95%: 1,03-2,01).

Respecto a las personas seronegativas al VHC, aquellas con VHC que no lograron curarse tras un tratamiento antiviral fueron aquellas con mayores tasas de incidencia de enfermedad hepática, muerte por causa hepática, diabetes mellitus y eventos graves asociados a VIH/sida.

Las tasas de muerte por causas no hepáticas fueron similares entre todos los subgrupos de personas seropositivas al VHC.

En el caso particular de las personas seropositivas al VHC que lograron la remisión espontánea durante la infección aguda, estas presentaron una tasa de fracturas u osteoporosis superior a la de aquellas personas seronegativas al VHC. 

Al restringir el análisis a las personas seropositivas al VHC, las personas con infección crónica tratada y no curada presentaron, al compararse con aquellas que lograron curarse con tratamiento, un mayor riesgo de padecer eventos de tipo hepático (IRR= 6,79; IC95%: 2,33-19,81); de fallecer por causa hepática (IRR= 3,29; IC95%: 1,35-8,05); y de padecer diabetes mellitus (IRR= 4,62; IC95%: 1,53-13,96).

Los resultados del presente estudio muestran tanto el impacto negativo que adquirir el VHC tiene en personas con el VIH como los beneficios relacionados con lograr la curación de dicha afección hepática tras realizar el tratamiento antiviral.

Fuente: Aidsmap
Referencias: Kovan, H et al. Hepatitis C infection and the risk of non-liver-related morbidity and mortality in HIV-positive persons in the Swiss HIV Cohort Study. Clin Infect Dis, online edition, 2016.

Lo Re, V. Extrahepatic complications of hepatitis C virus infection in HIV and the impact of successful antiviral treatment. Clin Infect Dis, online edition, 2016.




Website Aidsmap:

Website Clinical Infectious Diseases:

El ART Bajo Presión: Comparando Regímenes en Escenarios Difíciles

Analice a medida que los expertos revisan las últimas guías para optimizar los resultados cuando los escenarios clínicos desafiantes requieren una terapia antirretroviral individualizada.

Siga a lo largo de las diapositivas descargable adjunto, modificable para su uso con sus pacientes y colegas.

Para Descargar el Material Necesita Suscribirse
Suscripción Gratuita



Website Clinical Care Options (CCO):

Decisiones sobre la PEP en Urgencias, No Siempre Están en los Libros

En una sala de urgencias Suiza, el 22 por ciento de las decisiones sobre la prescripción de profilaxis post-exposición contra el VIH no siguió las guías.

Las decisiones sobre la prescripción de la Profilaxis Post-Exposición (PEP) contra el VIH en una sala de emergencia suiza no estaban en consonancia con las directrices de prescripción 22 por ciento del tiempo, Reuters Health Reports.

Según las directrices actuales, cuatro semanas de tratamiento antirretroviral combinado (ARV) se indican como medios de emergencia para prevenir la infección por el VIH entre aquellos que recientemente han tenido relaciones sexuales sin preservativo con una pareja VIH positiva que tiene una carga viral detectable o un compañero que está en riesgo de tener el virus pero cuya condición de VIH es desconocida.

Publicando sus hallazgos en el Diario de Síndromes de Inmunodeficiencia Adquirida, los investigadores diseñaron un algoritmo de evaluación de riesgo para determinar si las decisiones sobre las prescripciones de PEP en Urgencias del Hospital Universitario de Zúrich estaban en consonancia con las directrices PEP.

Ellos analizaron a todos los que llegaron a la sala de emergencias reportando el reciente sexo consensual sin condón entre 2007 y 2013.

Un total de 975 personas acudieron al hospital por PEP 1.051 veces entre ellas.

El 81% de ellos eran varones y el 37% eran hombres que tenían sexo con hombres (HSH).

El sesenta y uno por ciento de estas visitas resultaron en una prescripción para PEP.

Setenta y cuatro por ciento de las decisiones de prescripción estaban en consonancia con el algoritmo, 22 por ciento no eran y 4 por ciento eran de un estado desconocido.

Para el 12 por ciento de estas visitas, el personal del hospital prescribió PEP a personas que no se consideraban en riesgo de contraer el VIH.

El diez por ciento de las visitas incluyeron personas que estaban en riesgo de contraer el VIH pero no terminaron recibiendo PEP.




Website Journal of Clinical Pathways:

Website AIDS Journal: